“CON UN BESO Y UNA FLOR”

Publicado el Martes 10 Julio 2007

A mí estimado ex-ministro:

Haber alcanzado el nombramiento de ministro (al gozar de la confianza del Presidente) ha sido para Ti y es para todo político que se precie un inmenso honor. No mayor del que te supondría, el tener el valor, la sabiduría e imaginación para sacar al PSPV de la UVI, enderezar su rumbo y sortear todos los escollos llevando la nave a buen puerto.

Jordí, cómo diputado por Castellón, debes y puedes contribuir decididamente a la vital regeneración y relanzamiento de un Partido, que si ayer lo fue todo, hoy es nada en estas comarcas y en este País. Jordí, de ti depende, piensa que apoyos no te faltarán si te pones las alpargatas y recorres Castellón, Valencia y Alicante, escuchando a la gente y recuperando para la causa de la democracia y el socialismo a cuantos -con o sin carné- ante la barbarie del PP, sólo anhelan, el volver a ilusionarse en la tarea común de reconstruir esa alternativa política seria y lucida capaz de jubilar a una clase política inepta, venal y endogámica que hoy hace y deshace a su antojo en la Comunidad Valenciana para vergüenza propia y ajena.

Sabemos que el PP no puede secuestrar eternamente la voluntad soberana del pueblo, pero pasa el tiempo y las gaviotas sobre el cielo de Madrid y del Levante feliz son cada vez más grandes, están cada vez más gordas y vuelan cada vez más alto mientras los máximos responsables políticos de cuanto nos ha ocurrido y ocurre se enrocan y sólo piensan en sus mezquinos e inconfesables intereses.

Dices que has madurado y te has hecho un poco más sabio, te diré, que de ello, no tengo ninguna duda, como tampoco dudo que esa razón y tu acta de diputado por Castellón, han motivado la decisión que ha tomado el Presidente al ver que ni Pla, ni Sarriá, ni Escudero ni nadie es capaz de asumir en el seno del PSPV sus propias responsabilidades políticas. Había que buscar a alguien con autoridad moral y política para agitar las aguas estancadas y renovar el aire y, ese alguien, no podía ser otro para ZP que el bueno de Jordí Sevilla, si es capaz de encajar deportivamente su destitución como ministro y, acepta actuar de revulsivo para provocar y acelerar la ineludible regeneración del PSPV.

Jordí, tú eres consciente de que si todos somos necesarios y unos más que otros, nadie es imprescindible. Tú eres bien consciente de que te ha llegado la hora de la verdad al tener que jugarte el Ser o no ser, interpretando el papel estelar de tu vida. Tus deslices con el micrófono abierto, lo de Cabanes y Marina d’Or, lo de Albocasser con su cárcel y lo de Alcalà-Alcossebre cediéndole el PSPV urbanismo y todo el poder municipal al fascio más rancio, pertenece ya a la historia, esa que todos hemos pagado bien cara el 27 de Mayo y ha vuelto a encumbrar al poder el apellido Fabra gracias a los Herodes y Poncio Pilatos del PSPV-PSOE en els Ports-Maestrat, en Valencia y en Madrid.

Hoy, pese a tus meteduras de pata (no de mano), que bien mirado y a nivel de Estado no son tantas ni tan graves, sigues manteniendo intacto todo el crédito que nos mereces como político honesto donde los haya en nuestra Piel de Toro. Hoy, sigues gozando de todo nuestro respeto y apoyo al ver que -si quieres- puedes abrir una amplia avenida al sumar esfuerzos y voluntades cívicas que le den un mayor contenido y proyección a toda tu trayectoria política al alcanzar para el PSPV la Presidencia de la Generalitat.

Jordí, tú sabes que no te será fácil como sabes que lo conseguirás si aciertas a sortear hábilmente, tanto las zancadillas y trampas de los propios como los cantos de sirena y los ataques inmisericordes de las arpías del PP.

El Presidente ha movido ficha y la jugada -por necesaria- ha de salir y saldrá perfecta, si Jordí acepta el reto y se crece rodeándose de un equipo audaz e imaginativo, capaz de bucear en el magna de la sociedad civil, y ser el “viento del pueblo” al identificarse con él y participar de sus sueños y aspiraciones, defendiendo sus intereses más genuinos con pleno conocimiento de causa. Algo que sólo será factible si la política recupera su dignidad y creatividad, su credibilidad para generar nuevas ilusiones y esperanzas.

Cuando el PP gana por goleada en Madrid y en el Levante feliz (Castellón, Valencia, Alicante y Murcia) esta claro que algo no funciona, que si los viejos esquemas y clichés de la izquierda ya no sirven, menos nos sirven los trepas y zánganos sin principios, sin oficio ni beneficio que hacen de la política su tabla de salvación y su seguro vitalicio.

Hoy, la sociedad civil cada vez más diversa y compleja necesita y exige unos partidos de nuevo cuño, capaces de servir a sus necesidades y canalizar sus aspiraciones, unos partidos democráticos y transparentes en su funcionamiento orgánico, unos partidos que no olviden sus orígenes y su razón de Ser, unos partidos que sepan recuperar los valores y anhelos más humanos y profundos, y siempre actuales; la paz y la libertad con la democracia y la justicia social y económica que nos permita hacer bandera de la defensa de los derechos humanos, anteponiendo -a toda otra consideración- el derecho a la cultura y a la enseñanza, a la medicina gratuita y a una vivienda, a una vida digna. Partidos con vocación de ser el medio necesario -jamás el fin- más honesto y solidario para poder encarnar y defender en toda circunstancia y lugar las transformaciones más profundas que se operan en el seno vivo y cambiante de toda sociedad civil. Partidos que al abrir sus puertas y sus ventanas de par en par permitan que entre savia nueva y circulen las ideas enriqueciendo y elevando el contenido del debate político. Partidos que vuelvan a hacer POLÍTICA.

Jordí, tuya es hoy la opción y la palabra sabiendo que de cómo tú juegues tus cartas depende hoy tu futuro, pues el alma y el cuerpo social del PSPV es inmortal y más pronto o más tarde se sacudirá el lastre para levantar el vuelo sobre las tétricas y tristes gaviotas. Sea cómo sea, el tiempo nos pondrá a cada cual en su sitio y al final Jordí, pase lo que pase, tampoco pasa nada, si uno piensa en lo efímera que es la vida y en la relatividad de todas las cosas.

Con un fuerte abrazo, un beso y una flor, queda a tu entera disposición para cuanto te haga falta.
El poeta Olivier Herrera Marín

Responder