VENEZUELA, TIERRA, PAZ Y LIBERTAD, SOBERANÍA Y ELECCIONES.

QUE NADIE PUEDE ARRASTRARLA A UNA GUERRA CIVIL

 

Terror y asco, vergüenza propia y ajena es lo que siento por lo que veo venir

 

Y todos fueron, fuimos y seremos responsables de lo que se avecina, gracias, a un bocazas in-Maduro y a un filo nazi, falócrata y misógino, TRUMP-oso.

 

Vaya por delante que Maduro nunca fue santo de mi devoción, por malograr y dilapidar la herencia de Hugo Chavez, y que está más verde que las aceitunas en el mes de julio, pero dicho eso, es el Presidente legítimo de Venezuela, nos guste o no nos guste, y solo le puede y le debe sacar el pueblo con las urnas, nunca el ejército en armas, ni ninguna coalición militar de fuerzas de ocupación bajo las órdenes del Tío Sam, ni los maletines de dólares made in USA, ni el ultimátum de quién le toco la presidencia en la tómbola sin haber ser elegido en las urnas, ni él, ni el coro angelical de sus compadres a las órdenes del Sheriff de La Aldea Global. Maduro puede ser cualquier cosa, puede ser hasta un payaso sin fronteras, pero es el payaso elegido democráticamente por el pueblo de Venezuela, y está muy lejos de ser un Tirano o dictador, en todo caso es y será, mientras no lo bote el voto del pueblo soberano, un niño grandullón y provocador que dice lo que él piensa, pero no piensa lo que dice.

 

Maduro, ya no puede sortear el huracán fuerza 6 que le está acosando, y no será por su falta de coraje ni de voluntad, es que no puede ni podrá con la Santa Alianza de sus enemigos, que son demasiados y demasiado poderosos. Maduro, dista mucho de llamarse Ho Chi Minh y dudo que entre los suyos haya un General Vo Nguyen Giap. Y Él, ni sabe ni le han dejado jugar sus fichas con la debida astucia y habilidad en el tablero de ajedrez de la Geopolítica mundial acorralándole hasta hacerle Jaque. Venezuela no puede ser otra Numancia y la obcecación y la testosterona de los “valientes” la sufren y pagan los pueblos. La correlación de fuerzas presente le obliga a Maduro, a ser prudente y sensato, y respetando la memoria de Bolívar, amando de verdad a su gente y a su patria, Venezuela, debe de convocar de inmediato elecciones, con observadores internacionales, y no porque se lo diga el ultimátum de las empesebradas voces de su Amo, sino para evitar la guerra in-civil.

 

Sabemos que Maduro es algo bruto, pero él, no engaña a nadie que tenga dos dedos de frente ni es el único culpable de la crítica situación que atraviesa Venezuela. Los que hoy se postulan como salvadores, son los títeres del Imperio y oligarquía terrateniente, financiera y especuladora vende patrias, son por activa y pasiva, tan, si no más, responsables que Maduro. Lo que ocurre, es que es Maduro el presidente, y si no vale, debería reconocerlo y hacerse a un lado, cosa harto difícil, cuando nadie osa poner ante el espejo a un presidente sin cultura ni la finura al uso. Que Él, no fue educado en buenos colegios de pago, no sabe ni sabrá nunca hablar como los PP, esos políticos-pingüinos de lengua bífida.

 

El carácter y las salidas de tono de Maduro le pueden hacer caer en la trampa tendida, pero Él, no tiene el poder ni el peligro del Trio de las Azores, ni de los apóstoles de las guerras justas y necesarias, las guerras publicitadas y vendidas por las televisiones del primer mundo enfermo y acogotado, ahíto y cobarde, como guerras humanitarias, para luego al hacer sus cuentas (los angelitos de dios) cobrarse sus ayudas al diez mil por cien y con intereses, con el petróleo y los minerales, recursos naturales y energéticos, materias primas del país que fueron a “salvar” cambiándole las esmeraldas y el oro, el gas y el petróleo, por su Capitán América y Mike Mouse, la chispa de la vida, la coca-cola y la comida basura.

 

En esta película financiada y rodada, primero, en la sombra, y hoy, a plena luz del día en las cloacas del imperio USA, una vez más, nada es lo que parece, y los medios de comunicación a la mayor gloria de Wall Street, y del Tío Gilito, quieren hacernos comulgar con ruedas de molino, al hacernos ver y vender lo que le interesa a USA con la connivencia y el apoyo de sus peones y satélites de Latinoamérica, y los SSMS-PPPE, Socios Sordos, Mudos y Sometidos de la Pobre Patética y Puta EU.

 

Que nadie se equivoque ni haga consciente o inconscientemente el juego a la canalla golpista, Maduro es el tonto útil que pagará la cuenta de los verdaderos hijos de Lucifer, los crótalos de La Escuela de las Américas, el Pentágono y el gurú de los negacionistas del cambio climático, la bestia aria y terrorista del despacho oval.

 

Puestos a juzgar a Maduro; diremos que el traje de presidente le va tan grande como la piel del león al ratón. Diremos que es un bocazas impenitente, cachondo y patético.   Diremos… Pero también diremos para ser ecuánimes, que el verdadero peligro de Venezuela, de Latinoamérica, del género humano y de la madre Tierra, es ese chulo filo nazi que pretende hoy emular a Busch padre e hijo en Venezuela, sin comprender que el escenario es muy diferente, y la puesta en escena, para USA, más peligrosa que en Irak. Al poder levantar e incendiar toda Latinoamérica desde Rio Grande a la Patagonia. Pagando todos, y USA la segunda, después de Venezuela, la miope cerrazón de Maduro y la vesánica locura del nuevo Nerón del Nuevo Orden Mundial.

 

Maduro es el malo, requeté malo de la película, mientras que TRUMP, el Amo del Mundo Libre, puede compartir la mesa y un couscous royal con quienes pueden mandar cortar y guisar en pedacitos a los periodistas críticos.

 

Terror y asco, vergüenza propia y ajena es lo que siento por lo que veo venir. Sabiendo que Maduro ha de convocar elecciones inexcusablemente con observadores internacionales, sin ningún ultimátum y sin demora alguna, y hacerlo por el bien suyo, de Venezuela y de todos, aunque Él sigue siendo hoy, pese a Trump, pese a EU, y a quién pese, el único Presidente ELECTO y legítimo de Venezuela.

 

Firmado

Olivier Herrera Marín

 

Responder