HB El Congreso de la Esperanza

Publicado el Lunes 16 Enero 2006

Señor Rajoy, negar a un enfermo la mano y el derecho a la esperanza no es cristiano ni humano. Es sabido que el ansia de vivir, la energía de quien tiene fuerza y voluntad para luchar contra la enfermedad obra milagros. ETA, con la Democracia, debió entregar las armas y hacer política utilizando el valor y la fuerza de la palabra, pero no fue así -por desgracia para todos- y ETA perdió el norte haciéndole el juego a la derecha más rancia. Hace casi cuatro décadas de la muerte de Melitón Manzanas y treinta años de la muerte de Franco, sin que la UCD ni el PSOE de Míster X, Barrionuevo, Corcuera y Vera, ni el PP de Aznar, Rajoy, Acebes, Mayor Oreja y San Gil hayan podido terminar con ETA. No saben, no quieren, no comprenden la compleja realidad de Euskadi ni les interesa, que les sale mejor y les da más votos en la España castiza y profunda la burda y sesgada utilización partidaria del terrorismo etarra.

La Real Academia Española define el Terrorismo como “la dominación por el terror”. Sabemos que la violencia engendra más violencia, que el terrorismo en sus múltiples formas y variantes -del más vil y cobarde: el terrorismo de Estado y del Imperio, que se nutre y justifica del terrorismo que se autoinmola en Afganistán, Irak, Israel…, al de ETA- más que una lacra universal, es el peor cáncer de la Aldea Global.

El 29-7-1997 decía en DEIA: ‘‘Las balas no matan ideas’’, “ante la ejecución de Miguel Ángel, cuyo único delito fue vivir en Euskadi y ejercer sus derechos de ciudadano”. Y añadía el 15-10-1998: “¿Quién teme a Euskadi?”. “El GAL cargó la pistola y apretó el gatillo de ETA que asesinó a Miguel Ángel Blanco Garrido… Jamás la policía ni el terrorismo del Estado acabarán con el terrorismo de quienes cuentan con el apoyo de la base social… que ha tenido y tiene ETA -nos guste o no- sin que eso signifique aceptar o justificar sus crímenes bajo ningún concepto… y de poco sirven las acciones de la Guardia Civil y la Ertzaintza si no vemos que un mal de origen político necesita de un tratamiento político correcto para erradicar el mal. Para curar un enfermo se precisa un equipo médico solícito, capaz y humano y no a cuatro mafiosos matasanos»

Sigo opinando, que decir: “al enemigo ni agua”, “ETA está acabada y no mata por que no puede”, es un acto de fe. Si ETA ya no mata es por que la movilización social tras la infamia del 11 M ha cambiado muchas cosas en España y en Euskadi, que continuar por la senda del terrorismo es jugar a la ruleta rusa con cinco balas y sin el apoyo de HB. Hoy, ETA necesita hallar una salida negociada -sin abandonar a sus presos- para poder entregar las armas e incorporarse lo más pronto posible a la sociedad civil con un régimen de libertades formales y una democracia más o menos tutelada.

Frente la inmadura incontinencia verbal de Rajoy, estoy con Pepe Blanco: «Este PP cada vez se parece más a AP» y añado: quien habla ‘‘de cobardía sin limites’’, de una ‘‘humillación más ante Batasuna’’ más que candidato a la presidencia del club de su pueblo parece un matón a sueldo. El ‘‘dedocrático’’ Súper Ratón, se pierde, al emular a Blas Piñar y superponerse al retrato en sepia de Santiago Matamoros. Rajoy desprecia cuanto ignora de la política y la táctica militar´. «A enemigo que huye, puente de plata», lo decía el Tao de Lao-Tsé, lo sabían Cervantes y Lope de Vega y lo aplicaron Hô Chi Minh y el general Giap al echar al Tío Sam del Vietnam.

El PP, con el apoyo entusiasta de Díez y Terreros, le exige al juez Fernando Grande-Marlaska que prohíba el derecho constitucional de reunión a quienes pueden -si quieren- hacer historia y abrir en Euskadi la vía a la paz y la esperanza.

Rajoy, no puede tolerar que ZP y Patxi López acaben con el terrorismo de ETA y hace cuanto puede para abortar la mínima posibilidad de salir del infierno en Euskadi. Rajoy mantiene el pulso firme al sacrificar a todos sus “ppeones” en el tablero de ajedrez, con tal de salvar su ego y sus maracas. A la cúpula del PP ni le duele ni le preocupa España, lo suyo es alcanzar el poder e incrementar su patrimonio.

Sólo un talibán bobo de nacimiento puede pensar que una parabellum o un tanque pueden ser ley y suplantar el dialogo y el pacto democrático.

 

Publicado en “DEIA” el 17-01-2006HB

Responder