Carta abierta a nuestra hija y madre, nuestro símbolo y bandera de entereza y humanidad ¿Estas Navidades? ¡NO!! ¡SIN AMINETU!!

Querida Aminetu:

 

Siento en el alma en no poder estar contigo -físicamente- para entregarte con un abrazo y un beso, mi mano y mi aliento, pero me reconforta el ánimo y me llena de gozo, verte a todas las horas del día rodeada y atendida por toda la buena gente que te ama y te acompaña, en la justa y digna defensa que estás haciendo de tu SER, tus raíces e identidad.

Hoy, sabes que no estás sola, sabes que eres nuestro mejor símbolo de entereza y de humanidad. Hoy, TÚ eres, nuestro valor más firme e intransferible de cambió de rumbo y de regeneración humanista, eres nuestro norte y bandera, en una sociedad amoral y opulenta, consumista, conformista y sin valores, ahíta y miserable, que se debate sin ver su salida en plena CRISIS. Hoy, TÚ eres la voz sencilla y digna, generosa y profunda que brota del seno de la Tierra y estalla con la fuerza del volcán en los palacios y en las alcobas de los reyes y de los príncipes, de los presidentes y de sus más ilustres señorías, los hartos y hartas, los insolidarios, incultos e incultas de alta cuna.

 

Hoy, tu valor y tu fuerza, son el valor del verbo y la fuerza de la razón, que ningún REY ni Presidente, ningún PODER absoluto e inhumano de ningún “Dios” de paja y cartón con pies de barro, podrá jamás doblegar y negar, humillar.

 

Y para Ti Aminetu,  por SER y ser como eres, por representar cuanto representas para el Pueblo Saharaui y para todos tus hermanos y hermanas, los hijos y las hijas de la Tierra que tienen un poco de conciencia y de vergüenza, que no tienen seco el corazón. Para Ti Aminetu, te entrego con mi poesía y mi amor, con mi alma, todo cuanto siento y soy.

 

 

UN POEMA

Ninguna muralla ni ley ni espada,

Ninguna jaula ni torre ni defensa,

Podrá con la fuerza de la palabra.

 

 

 TÚ

Naciste para volar

Y desafiar al viento,

Romper la crisálida

Y ser mariposa

 

 

ERES

Eres el rocío de la noche sobre la palmera.

Eres la violeta que brota en el desierto.

Eres el reflejo del sol en el agua limpia.

Eres la semilla que cabalga las olas y el viento.

Eres el embrujo de la luna bajo el cielo Saharaui.

 

 

 

LA PALABRA

La palabra corta alambradas y derriba muros.

Es relámpago en noche oscura.

Y… trueno en tiempo de silencio.

 

 

 

LA SEMILLA    

 

Todo pasa en la vida,

El amor y la muerte,

Y es nada la fortuna.

 

Que si algo queda:

Es la voz y el verbo,

El valor del alma.

 

Que si algo queda

Más allá del tiempo

Es la memoria.

 

Es la huella eterna

De quien lo dio todo

Sin esperar nada.

 

Que si algo queda

Es el sol y la semilla,

Es el mar y el viento.

 

Es el nombre y valor

De quien dio su vida

Por el amor y la vida.

 

 

 

 

NO HAY RIQUEZA

 

No hay riqueza

ni gloria

que compararse

pueda,

a la paz

que respira

quien detiene

el tiempo

y escucha

en silencio

el murmullo

del agua.

 

 

 

Y No te nos mueras, Aminetu

 

 

No te nos mueras, Aminetu,

 

Que eres hija y madre

De las altas palmeras

Eres, la hija del sol

Y la tierra sedienta,

 

Sedienta; de paz y de amor,

De lluvia, tierra y libertad.

Eres quien nos dio la vida

Con el beso del relámpago.

 

No te nos mueras,  Aminetu

 

Que nos dejarás huérfanos

Sin palomas en el palomar,

Sin las flores del almendro

Sin sal, sin aceite y sin pan.

 

No te nos mueras, Aminetu,

 

Que nos dejarás solos,

Sin leche y sin miel,

En el más duro y negro,

Impenetrable silencio.

 

Un Sahara sin Aminetu

 

Es un desierto sin luna

Sin oasis, sin camellos

Sin estrellas y sin sol

Sin dátiles, sin futuro.

 

No te me mueras Aminetu,

 

Que eres la hija y la madre

Saharaui más digna y bella,

Al entregar tu amor, lo mejor

De ti misma, con una sonrisa.

 

 

No te nos mueras, Aminetu,

 

Te necesitamos ¡Viva!!

Necesitamos tu verbo,

El bálsamo y el abrazo

Más cálido y delicado.

 

No te nos mueras, Aminetu

 

Necesitamos el beso alado

De tu alma de niña-madre

Amante de la paz y la vida

A la luz de la media luna.

 

¡No te nos mueras! ¡Aminetu!!

 

20091216195213-premi-aminetu-haidar.jpg

Responder